15 de marzo de 2011

#8

Y me quedo mirando tus labios, pensando que, quizá, otra los haya rozado. Tus ojos, tan profundos como el mar, pero del color del cielo en un bonito día de abril. Hasta tu pelo parece más oscuro que de costumbre. O más claro. Quien sabe. Me muero por decírtelo. Echar todo a perder y decirte que te quiero desde el primer día. Que hace tiempo que no pienso en otra cosa que no sea en verte. Que tus abrazos son lo único que me hacen pensar que merece seguir adelante con todo esto, los únicos que me dan fuerza para continuar. Que con sólo una mirada, consigues hacerme olvidar todo. Que vivo para ver tu sonrisa cada día. Que sólo pensar que otra mujer pueda haber besado tus labios, tocado tu pelo, rozado tu piel... Echar todo a un lado y besarte y abrazarte hasta quedarnos sin aliento. Gritar al mundo lo que siento. Decirte una y otra vez que te quiero. Tanto que duele.

No hay comentarios:

Publicar un comentario